The Void: El único límite, tu imaginación.

By 7 mayo, 2015Tecnología

¿Qué te parecería descubrir nuevas dimensiones, nuevos mundos? Encontrar un lugar donde los sueños se hacen realidad. Donde la imaginación no tiene límites. Hay un lugar donde es posible.

matrix binari code

La definición de realidad ha supuesto un problema filosófico desde el inicio de los tiempos y las nuevas incursiones en la VR no parece que vayan a arrojar luz sobre este antiguo nudo gordiano.

La realidad, en concepción moderna como conjunto de cosas tal cual son percibidas por el ser humano, es más que algo meramente físico. ¿Qué hay de real en aquellas cosas que no podemos expresar con nuestro lenguaje? ¿No es real todo aquello que no captamos por nuestra experiencia? En realidad (valga la redundancia) entran en juego aspectos no materiales que configuran nuestra percepción y esta es la clave de la realidad mostrada por la realidad virtual.

Este lugar está en Utah, es The Void, un centro de entretenimiento donde los visitantes viven experiencias completas de VR con las gafas virtuales Rapture HMD. Junto las gafas y objetos físico, los visitantes deambulan por pasillos, experimentan poderes sobrehumanos y viven momentos más allá de lo psicotrópico u onírico.

Ya comentamos en otro post que no podemos fiarnos mucho de los momentos que vivimos o creemos haber vivido pero que todos ellos dejan huella, de un modo u otro.  Lo que está claro es que aquí, en Void, realidad, emoción y vivencia virtual entran directamente en nuestro cerebro por el camino más real posible, la experiencia empírica y sensorial y que no seremos los mismos una vez probemos. Me pregunto qué sucederá con nuestro cerebro, cuando la inmediatez de la interacción con el objeto, con el entorno, sea controlable al 100%. Me viene a la cabeza la imagen de Matrix, donde en una especie de crisálida el cerebro humano está física y directamente controlado por una computadora. Pues bien, investigadores del MIT han concebido unas fibras más delgadas que un cabello apuntando a una interacción mucho más orgánica para la administración de fármacos y señales ópticas al cerebro.

Cuidado con lo que deseáis, puede acabarse cumpliendo.