Más cerca de Dalí

By 11 mayo, 2017Arte, Tecnología

Arte. Si nos preguntaran sobre él, quizá nos vendría a la cabeza La Noche Estrellada, La Persistencia de la Memoria o el Guernica. O quizá pensaríamos en alguna de las preciosas esculturas de Bernini, Miguel Ángel o Fidias. Pero seguramente ninguno de nosotros lo relacionaría con la tecnología 3D. Pero la verdad es que la tecnología de impresión en 3 dimensiones ha revolucionado el panorama artístico y de entre sus ventajas destacan la capacidad de preservar la historia y la cultura, la posibilidad de hacer el arte más accesible y, sobretodo, la capacidad de crear nuevas experiencias sensoriales.
dali2

El hecho de que permita imprimir objetos tangibles y táctiles, es decir, con la finalidad de ser tocados y sentidos, hace que las personas invidentes puedan gozar de una experiencia artística que hasta ahora habían tenido lejos de su alcance, precisamente por la imposibilidad de acercarse a las obras más famosas para tocarlas o por la inexistencia de su versión en relieve.

Si incluso muchos de nosotros hemos tenido la tentación de acercarnos a tocar una pintura solo para notar la huella de los pinceles, significa que el arte no es solo una cuestión de colores y composición sino que hay una dimensión más allá que es la textura. Por ello, no es de extrañar que hayan surgido empresas que fusionan tecnología y arte para ofrecer fieles reproducciones en 3D: Toda una suerte para los amantes y los entusiastas del arte, así como para museos y galerías interesadas en ofrecer nuevas experiencias a sus usuarios.

Lejos de las fronteras existentes en los grandes museos que nos impiden apreciar las obras tal y como quisiéramos, esta técnica permite democratizar la experiencia artística, abriéndola a un público más amplio y otorgándonos nuevas sensaciones. Puede que con estas técnicas reproductivas las obras pierdan el aura de la que hablaba Walter Benjamin y la magia de una creación genuina y no nos queramos conformar solo con la copia, pero desde luego es lo más cercano que hemos estado hasta el momento de captar a Van Gogh, Dalí o Picasso en su plenitud.