Do you brand or do you lovemark?

By 18 febrero, 2015Marketing

Apple ha sacado sus mejores resultados y la marca Coca-cola está en horas bajas. No hay duda que estas dos empresas tienen grandes profesionales del marketing, branding y bla bla bla. Pero… ¿qué ha sucedido para que haya un abismo de marca tan grande entre ambos titanes?.

brand1

Tópico del día: la culpa no es de Coca-cola, es del consumidor, estúpido. No lo digo yo, lo dicen sesudos manuales económicos. O quizá es del cha-cha-chá. Lo que está claro es que ahora los consumidores esperamos mucho más de una marca. Y cada vez las marcas que triunfan dan más, entregan más de lo que empíricamente el producto da. Y en ese intercambio, nos inspiramos, nos emocionamos, nos tocan nuestro corazón y acabamos amando a nuestras marcas. Establecemos una conexión íntima, emocional que pasa a formar parte de nuestra vida de modo irremplazable, como el amor verdadero. Si desaparece o la dejamos, nos costará buscar quién la sustituya. Esto es más que un branding, es lo que Kevin Roberts llama lovemark (Roberts, Kevin (2005). Lovemarks: The Future Beyond Brands). Roberts explica la relación entre lovemarks y otros conceptos de venta en un simple esquema basado en el respeto y el amor. En términos de marketing tradicional, la creación del amor por una marca, sobrepasando la simpatía, requiere conexiones emocionales que generan niveles altos de filiación, de amor y respeto por la marca, llegando a preferir una marca sobre otra, con prácticamente las mismas características empíricas.

Herb Younger sabe a lo que me refiero, mirad este vídeo y compartid su emoción al recuperar algo que fue muy suyo.

Y vosotros, ¿brand or lovemark?