Gana clientes con tu intuición

Art-19-5-2_Blog_intuicion_tmtfactory

La intuición no es más que inteligencia emocional. Es la capacidad de ver con claridad aplastante, directa e inmediata, algo evidente sin haber utilizado la razón.

Cuando nos encontramos frente a un cliente potencial, son muchas las ideas, sensaciones y sentimientos que se cruzan en nuestra mente -y en nuestro cuerpo- a medida que avanza la conversación. Pero solo hay una cosa que nos hace sentir seguros frente al negocio que estamos a punto de cerrar: nuestra intuición.

La intuición es la visión inconsciente de todas las cosas que experimentamos a través de la vista. Es un aprendizaje inconsciente sí, pero aprendizaje al fin y al cabo. Por lo que cualquier decisión fruto de nuestra intuición vendrá precedida también por una percepción de la realidad ajustada a nuestros valores y experiencias previas.

¿Cómo se manifiesta la intuición?

Pues a diferencia de la razón, aparece en forma de emociones, de sensaciones corporales físicas, o incluso de sentimientos provocados por aquello que tenemos frente a nosotros, en este caso, el cliente potencial.

Nuestro cuerpo nos da pistas, pero tenemos que tener bien desarrollada nuestra inteligencia intuitiva para poder confiar en ella. Por ejemplo, un error muy común es confundir a la intuición con los prejuicios o las ideas preconcebidas que nos han inculcado, ya sea desde pequeños, en la cuna familiar, o que hemos ido adquiriendo en la edad adulta en los empleos desarrollados.

Nadie puede garantizarnos que por seguir nuestra intuición vamos a tomar las mejores decisiones, pero sí nos permite decidir de forma rápida y efectiva, basándonos en nuestro experiencia previa; nos ayuda a configurar una visión mucho más amplia de nuestro entorno; y nos advierte de posibles peligros o giros inesperados.

Por lo que esta habilidad -o conocimiento, o inteligencia, como queramos llamarle- juega un papel importantísimo en el territorio laboral a la hora de cerrar contratos, ya que también posibilita el entendimiento con nuestro interlocutor y nos facilita la comprensión de sus necesidades actuales, previendo y adelantándonos a las futuras.

Conectar con nuestra intuición y trabajar en nuestra inteligencia intuitiva es un factor fundamental para lograr nuestros objetivos tanto como agencia creativa como de Consulting.