El precio de la «caja negra»

Art-19-6-4_Blog

Todxs somos conscientes de la importancia de la «caja negra» de un avión. Pero, ¿los somos cuando hablamos del player de una pantalla?

Gracias a la «caja negra», que registra la actividad y almacena los datos de vuelo y las conversaciones de los tripulantes, se pueden establecer las causas en el caso de un accidente. Nadie se plantea, o se plantearía nunca, eliminar esta herramienta del interior de la aeronave cuando toca recortar gastos o reducir los costes de producción, ¿verdad?

¿Por qué nos planteamos, entonces, hacerlo cuando se trata de una pantalla?

Las pantallas, así como los aviones, llevan incorporados unos players que, junto a un buen software de gestión, almacenan los datos de lo que está pasando dentro de ellas, es decir: desde qué contenidos se están recibiendo y/o emitiendo, hasta las incidencias que se están produciendo. Por ejemplo, si ha habido cortes de luz, si se ha apagado la pantalla… El player recibe toda la información necesaria para poder actuar remotamente y de manera inmediata, evitando en la mayoría de los casos tener que desplazarnos al punto en cuestión para resolver la incidencia.

El problema es que muchas marcas deciden no pagar las licencias de estos players por resultarles económicamente innecesarias. Prefieren conectar un USB con contenido predeterminado que se reproduzca directamente sin recibir ningún tipo de actividad ni de dato acerca del funcionamiento de la pantalla.

¿Quién controla, por lo tanto, el correcto funcionamiento y la apropiada difusión de los contenidos de las pantallas? ¿Quién lo verifica y lo comprueba para actuar en consecuencia en el caso de una incidencia? ¿Cómo se supervisa la red de pantallas de una marca que dispone de 500 franquicias y 100 tiendas oficiales? Sin un player, la «caja negra» de una pantalla, nadie controla, ni verifica, ni supervisa.

Optar por actuar con indiferencia frente a esto, a parte de ser una muestra de poca profesionalidad, condena a la marca a depender de unos contenidos de menor calidad alojados en un USB; y supone la pérdida de una serie de datos muy útiles, ya que si una pantalla se apaga, nunca sabremos cuál ha sido el motivo ni podremos actuar en consecuencia con la eficacia y la rapidez adecuadas para solucionar el problema.

Y si esto sucede en medio de una feria internacional, de una presentación de producto o de un showroom, no hace falta decir que el precio a pagar sería demasiado alto en comparación con lo que cuesta hacer las cosas como es debido.

 

*En TMTFactory recomendamos no recortar gastos en factores que, sin duda, favorecen al mantenimiento de la seguridad y la calidad de los proyectos digitales. Contacta con nosotros aquí si quieres conocernos e iniciar el nuevo proyecto digital de tu marca con nosotros.